Erica Millet, una apasionada de la cultura

0
992

MÉRIDA (Enero 18, 2019).- El periodismo es clave para el desarrollo y fomento de la cultura y las Bellas Artes en Yucatán. Prueba de ello es Erica Beatriz Millet Corona, quien a lo largo de su trayectoria ha sabido combinar ambas ramas con un éxito notable.

El pasado 1 de octubre de 2018, la entrevistada tomó posición como titular de la Secretaría de la Cultura y las Artes (Sedeculta). El nombramiento generó comentarios a favor y otros en contra, pues en ese cargo estuvieron artistas o promotores culturales, pero con ella se tiene un perfil de alguien con un criterio más amplio permitirá que la cultura y las bellas artes tengan una mayor trascendencia de Yucatán hacia el mundo.

“Nunca he buscado postularme para algún cargo”, comentó la secretaria, quien ha tres meses de estar en el cargo es de las pocas funcionarias de la presente administración que mantiene una relación abierta con los medios de comunicación, experiencia demostrada con anterioridad en el manejo de las relaciones públicas y en el organismo de Mérida, Capital Americana de la Cultura 2017.

“Nunca pensé reunir los requisitos que están en el imaginario colectivo de lo que una secretaria de cultura puede ser. No me gusta alzar la mano, esta es parte de mi personalidad, que tiene muchas desventajas. Siento que imponerse no es garantía de conseguir algo”, mencionó en agradecimiento a los comentarios positivos hechos por los periodistas y algunos integrantes de la comunidad artística.

Sin embargo, reconoció que sí se vio en el equipo de trabajo de esa misma Secretaría, pero tal vez en la dirección de Promoción Cultural, cargo que desempeña el maestro Luis Andrade Castillo.

Incluso, después de los rumores y del anuncio oficial, para Erica causó sorpresa y agradecimiento porque sabe que “entregarle proyectos de gobiernos a personas, que si bien pueden tener los perfiles y características, tienen que requerir una confianza especial”.

El locutor Roberto Mac-Swiney Salgado recibe un reconocimiento de manos de la titular de la Secretaría de la Cultura y las Artes (Sedeculta), Erica Millet Corona
El locutor Roberto Mac-Swiney Salgado recibe un reconocimiento de manos de la titular de la Secretaría de la Cultura y las Artes (Sedeculta), Erica Millet Corona

La familia y el trabajo

Hija del matrimonio formado por el médico Eric Millet Molina y de Silvia Corona Bauzá, Erica Beatriz nació el 9 de abril de 1973. Es la menor de tres hijos, por hermanos mayores a los contadores Eric y Rodrigo. Actualmente, está casada con Gerardo Cervera Nevárez y es madre de cuatro mujercitas, dos jóvenes y dos niñas.

¿Cómo equilibras el ser funcionaria y ser madre de familia?

Saben que tienen una mamá que trabaja, aprecian esta labor como algo que les abrirá brecha en el futuro. A las pequeñas, es muy importante no desatender su formación y es necesario estar más presentes físicamente. Trato de que conozcan qué hace su mamá, llevarlas a los teatros, museos y han venido a la oficina. Hay que entender que sus necesidades son como las de otros niños, sacar los tiempos que nutran su afecto y calidad.

Con respecto a las mayorcitas, Erica mantiene la comunicación mediante las redes sociales.

Nos guste o no a los adultos, las redes sociales son una herramienta básica de comunicación. Mis hijas se molestan porque tengo activada las notificaciones en Twitter. Cuando ellas tuitean, me llega una notificación, es un termómetro de los estados de ánimos, los temas que les ocupan o interesan. Tengo hijas bastantes sensibles en los temas sociales.

Erica Millet ha sabido equilibrar la vida familiar y laboral
Erica Millet ha sabido equilibrar la vida familiar y laboral

Una joven interesada por el periodismo

Con una trayectoria multifacética, Erica se desempeñó en el canto, la docencia y en las relaciones públicas, una disciplina de la que se convirtió un referente en la prensa yucateca. Su historia con los medios de comunicación comenzó en la juventud cuando en 1991 ingresó a estudiar la licenciatura en periodismo en el Instituto de Estudios de Comunicación de Yucatán (IECY), en ese entonces escuela de reciente creación.

Tenía curiosidad por conocer sobre los medios de comunicación. Y si bien había la carrera de Ciencias de la Comunicación en otras escuelas, sentí que el periodismo me permitiría conocer más a fondo la problemática mundial, una visión global de los asuntos del día a día.

Ya en las aulas, surgió el interés por la literatura y la fotografía, asignaturas que le impartió “un gran maestro” Gerardo Rodríguez Arcovedo “El Lobo” (Q.E.P.D.), de quien dice, aprendió muchísimo en ambas disciplinas.

Nos enseñaba la técnica de gelatina en plata y el revelado. Disfrutaba muchísimo el proceso: ingresar al laboratorio, revelar los rollos, contrastar las imágenes con la luz del proyector, usar los químicos para generar algo de textura en la fotografía, eso era para mí algo maravilloso.

Durante las clases, Erica pensaba en tener su propio cuarto oscuro. “Tuve el sueño de construir una casa que tuviera mi cuarto oscuro para revelar y procesar mis imágenes. Yo creo que todos soñamos eso, luego terminas por comprar lo que está a tus posibilidades”, comentó.

En la fotografía, encontró “la posibilidad de modificar la realidad, de intervenirla, hacerla un poco más mía, lo que es el arte, una figuración de tus deseos o la estética, como tú la valoras. Entonces para mí era un experimento cada vez que podíamos estar ahí, trabajando nuestras imágenes”.

Erica Millet Corona con sus compañeros de generación
Erica Millet Corona con sus compañeros de generación

Luego de concluir la licenciatura en periodismo, por invitación de Jorge Iván Rubio Ortiz, entonces subdirector del IECY, invitó a la entrevistada a unirse a la planta docente como coordinadora de la carrera de Relaciones Públicas e impartir las materias de Radio y Televisión y Relaciones Públicas a los alumnos de Relaciones Públicas y Periodismo, respectivamente.

En ese entonces, la disciplina era insipiente. Erica Millet estudió a fondo los principios de las relaciones públicas para transmitirlo a los periodistas. Posteriormente, se afianzó de los conocimientos mediante cursos, talleres y diplomados en otras partes de México, donde conoció a grandes relacionistas públicos como Jorge D’Garay Pallares.

Las relaciones públicas deben ser entendidas como una herramienta de comunicación estratégica, básica y fundamental orientada a tender puentes, vínculos inter-institucionales y, también, uno de los departamentos de la dependencia. La labor es complejísima.

Posteriormente, los conocimientos los aplicó en la administración pública.

Después de tener a su segunda hija, la contadora pública Ana Rosa Payán Cervera invitó a Erica para sumarse a su equipo en la subdirección de relaciones públicas del Ayuntamiento de Mérida 2001-2004. En ese periodo, tuvo por jefe al antropólogo Irving Berlín Villafaña, quien se desempeñó como director de Comunicación Social.

Tanto Irving Berlín como Ana Rosa me dieron esa confianza en las relaciones públicas. Logramos esa trascendencia que buscábamos. Me dieron esa oportunidad de cabildear proyectos desde el Ayuntamiento. Fue mi periodo de entrenamiento más intenso y el que más frutos me dio. Posteriormente, seguí en la administración 2004-2007, pero al frente de la Dirección de Comunicación Social.

Fui la primera mujer que tenía en su cargo una labor que, tradicionalmente, se había reservado para los hombres y, cuando una mujer se pone recia, firme y reclama espacios es señalada. Lograr, como mujer, ser tomada en serio no fue fácil que te vean con seriedad. Los avances no podían ser al ritmo que yo quería, pues tenía que converse a otras personas.

Diez años después de concluida esa encomienda, la periodista estuvo al frente de uno de los proyectos más ambiciosos para la ciudad como fue la segunda capitalidad cultural de Mérida.

Erica Millet en una entrevista con motivo de la recta final de Mérida, Capital Americana de la Cultura 2017
Erica Millet en una entrevista con motivo de la recta final de Mérida, Capital Americana de la Cultura 2017

¿Perseguiste el cargo de secretaria general de Mérida, Capital Americana de la Cultura?

Jamás. Estaba al frente del área de relaciones públicas del entonces alcalde, el hoy gobernador Mauricio Vila. Al abrirse la oportunidad de postular a Mérida como Capital Americana de la Cultura 2017, alguien piensa en mí para ser líder del proyecto y fui transferida a esa área.

¿Pensante en el fracaso?

Nunca planteo mis proyectos con una posibilidad de fracaso. Lo que se hace con las mejores intenciones y rodearte de las personas adecuadas siempre va a llegar a buen puerto. Es decir, ningún proyecto concebido con la intención o el temor de fracaso puede tener resultados positivos. Todo es perfectible y susceptible ser modificado y evaluado de alguna forma.

No era una creencia mía, el entonces alcalde creyó que la ciudad se iba a proyectar en todo el mundo. Proyectamos a Mérida en el territorio nacional con una oferta cultura envidiable.

Al frente de Mérida, Capital Americana de la Cultura 2017, Erica Millet coordinó proyectos con los representantes grupos artísticos, la iniciativa privada, las universidades públicas y privadas; vincularse con los líderes del programa, el entonces concejal Vila Dosal y otros personajes, que estaban a cargo del mismo y le dieron la oportunidad de presidirlo.

Mis fortalezas van con la capacidad de formar equipos de trabajo, de echar mano de estrategias de vinculación, relacionarme con los demás y, por supuesto, el escaparate de haber tenido la oportunidad de haber organizado un proyecto el de Capital Americano de la Cultura, fue un ejemplo y curso de entrenamiento muy importante.

“Sí me hubieras contado que pasaría después no lo creería jamás. Pensé que era algo que debía hacer, que debía abrazar y validar ante la sociedad y el medio cultural yucateco. Fue un gusto haberlo hecho”, concluyó.– IRBIN R. FLORES PALOMINO

Fotografías: Archivo de Gabriela Cortés y Departamento de Divulgación Cultural de Sedeculta

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here