Regios aumentan consumo de refresco por falta de agua

0
13

La crisis hídrica no solo ha provocado un abasto intermitente de agua embotellada, sino también de refrescos, jugos y hasta el agua mineral los cuales no se encuentran con facilidad en el Área Metropolitana.

A esta escasez se suman los envases de vidrio, aluminio y PET, pero también a la ruptura de las cadenas de suministro derivado de la pandemia, una situación que no se ha podido regularizar y se prevé que se mantendrá por el resto de este año y el 2023, señalaron especialistas en el tema.

Javier Arteaga, presidente de Canaco, dijo que en el caso de la escasez de agua embotellada y refrescos ha sido por la crisis del agua, además que ha crecido exponencialmente la demanda de los líquidos de consumo.

“El crecimiento de la venta se encuentra por arriba del 100 por ciento, o sea se ha duplicado en un 180 por ciento, entonces las plantas productoras de agua embotellada están trabajando las 24 horas a toda su capacidad y no alcanzan a surtir la demanda que existe. El consumidor al no encontrar agua embotellada ha cambiado a comprar refrescos, los cuales su venta se ha incrementado en un 30 por ciento con respecto a estas mismas fechas del 2021”, mencionó el empresario.

También se observa escasez de algunas marcas o sabores de refrescos y jugos, sin embargo, aclaró que no se trata de una escasez que dure días, se surte mercancía en los supermercados, se acaba y dura poco tiempo para volver a abastecerse.

“Es un desabasto intermitente y solo de unos días, cuando se vuelve a surtir el producto, es decir, no es una escasez que dure un mes, de igual manera sucede con los refrescos”, afirmó el presidente de Canaco.

Asimismo, comentó que la escasez de envases de vidrio, aluminio y PET se está dando por dos elementos: la alta demanda de agua embotellada y refrescos, así como por la escasez de materias primas debido a la ruptura de las cadenas de suministro.

“Hay una gran cantidad de pedidos que tienen los fabricantes de envases de vidrio y aluminio, pero no llega a una escasez a nivel nacional de ambos insumos.

“Es algo puntual para Nuevo León por la falta de distribución del agua, además por las altas temperaturas que estamos teniendo”, aseguró el dirigente de Canaco Monterrey.

Descartó que haya escasez de otros productos que componen la canasta básica.

“Consideramos que esta situación se prolongará el resto del mes de junio, julio y en agosto, si llueve, puede regularizarse. Creemos que habrá una buena lluvia en agosto y septiembre, según el pronóstico nacional se esperan 190 milímetros de lluvia para Nuevo León, con lo cual se reabastecerían las presas y se regularizaría el abasto de agua potable”, indicó Arteaga.

Por su parte, Rocío Gómez Tagle, catedrática de la Universidad de Monterrey (UDEM), comentó que la crisis del agua ha traído escasez en agua mineral Topo Chico, la cual es difícil de encontrar en supermercados y tiendas de conveniencia en el estado.

Para la profesora de la UDEM, en Nuevo León no es que no haya agua, “lo que falta es infraestructura para distribuirla. Agua hay en la sierra, debajo del suelo, pero hay que invertir para extraerla y distribuirla”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here