“Marcharé hasta que el gobierno entienda que el pueblo está enojado”: Docente detenido

0
220
Exif_JPEG_420

MÉRIDA (Enero 23, 2020).– Yo no soy un agitador profesional. He cierto que nací en Campeche, pero desde los tres años vivo acá en Mérida, donde he cursado todos mis estudios, comentó José Enrique Chi Caamal, docente detenido durante la marcha pacífica del domingo 19.

El lunes 20, durante la inauguración de la fábrica de vidrios Millet, el gobernador Mauricio Vila Dosal responsabilizó a un grupo de 50 “agitadores profesionales”, entre locales y foráneos, quienes pretendieron acabar con la paz en Yucatán.

“Aquí en Yucatán no vamos a permitir que ningún elemento de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) ni del Ejército, ni de la Guardia Nacional sean golpeados y humillados como pasa en otros lugares del país. Tampoco podemos permitir que las manifestaciones se conviertan en lo que sucede en estados como Michoacán, Oaxaca, Guerrero o Ciudad de México, donde la gente a su paso causa destrozos, además de agredir a los cuerpos de seguridad”, comentó.

Horas después, en la sede del Ejecutivo Estatal, la secretaria general de Gobierno, María Fritz Sierra, replicó el mismo discurso en el que responsabilizó a gente de otras entidades de reventar la marcha pacífica.

“Aquí en Yucatán no nos gusta la violencia. Los yucatecos no somos violentos y no podemos empezar a tener ese tipo de comportamientos agitados por gente que viene de otros lados de la República”, comentó.

“Agitadores foráneos empujaron a los policías”: María Fritz

La secretaria general de Gobierno, María Fritz Sierra, responsabilizó a gente de otros estados de la República de la turba dominical. “Los integrantes de este grupo, cuando se percataron que no surgió efecto la provocación de empujar a los agentes, quitaron las vallas de seguridad, y, después, agredieron a elementos: dos agentes fueron despojados de sus equipos de protección, incluido sus escudos. Luego sometieron a otro agente, al que golpearon estos agitadores”, comentó en un encuentro con los medios informativos. #AgendaYUC #Ciudadanos #CapturandoLaHistoria

Posted by Agenda Yucatán on Monday, January 20, 2020

Agenda Yucatán buscó a Chi Caamal, prefecto de los grupos de tercer grado de la Secundaria General “José Vasconcelos”, quien aseguró que participó en la marcha pacífica en un respaldo a la situación que viven sus compañeros profesores, como la falta de pagos.

Días previos al Primer Informe de Resultados del gobernador Vila Dosal, el 17 de enero pasado, en redes sociales se hizo viral el vídeo de Karina Reyes Castillo, quien cayó en una crisis nerviosa porque no recibió su pago.

https://www.facebook.com/watch/?ref=external&v=2809574052398690

“Ya estoy harta, siempre es lo mismo no nos pagan, ya no quiero ser maestra” , se le escuchó decir a la docente, mientras fue auxiliada por un hombre.

Respondió a una convocatoria ciudadana

A Chi Caamal se le cuestionó por qué acudió a la marcha: “Lo único que yo hice fue responder a una convocatoria ciudadana para que marcharamos en protesta por el aumento de impuestos, el reemplacamiento y, por supuesto, como maestro me solidarizo con mis compañeros y protesté por la falta del pago de sueldos porque tengo compañeros que desde el año pasado no les han pagado”.

Como cualquier ciudadano acudió en compañía de su esposa, pero jamás se puso de acuerdo con sus compañeros o algún grupo. “Ese día, muy temprano, me lavanté, tomé el café y acudí a una marcha que, estaba seguro, sería pacífica, legal y aceptable, pero no pasó así”.

Durante la protesta, se ofreció a sostener una lona que un compañero cargaba. “Cuando vi las barricadas, realmente me asusté, pensé en las mujeres y niños por lo que los varones tomamos la iniciativa de ir adelante. Nunca pensé que nos iban a lanzar los gases lacrimógenos, quedé impactado”.

Reconoció que al ver a los policías, se acercó para decirles que sólo protestaba con sus ideas; sin embargo, una valla cayó a su derecha y escuchó que una mamá gritaba que se asfixiaba. “Cuando corrí auxiliar a la docente, su brazo y hombro estaban entre dos escudos de policías.

“Recuerdo que la ayudaba… ya no supe más, caí en el suelo, los policías se me amontonaron y esposaron como un delincuente, me golpearon en la espalda… Me sentí maltratado, mis lentes cayeron al suelo, se me rompió mi playera… sentí que me trataban mal, no como un ciudadano con derechos civiles”.

En medio de la turba, Chi Caamal pidió que le pasarán sus anteojos, por lo que alguien se los puso en la boca. “Tal vez haya sido un policía”, añadió.

Discurso xenofóbico

Chi Caamal señaló que los medios tradicionales de información han divulgado una versión muy lejana a lo sucedido aquel día en que Vila Dosal presentó su Primer Informe de Resultados.

“Eramos ciudadanos los que marchábamos. Había niños, madres de familia, maestros, transportistas, jóvenes. Hay quien crítica para qué fueron los niños, pero algunos padres argumentaron para enseñarles a protestar pacíficamente”, dijo.

Posterior a la detención, el docente solicitó a los agentes que pararan sus agresiones. “Al parecer, el policía que me esposó escuchó mi llamado, no me maltratron tanto cuando subí a la camioneta”.

Lo peor llegó cuando fue trasladado a las oficinas de la SSP, donde fue objeto de vejaciones. “Hay malos tratos. Estaba en el baño, me obligaban a bajarme la ropa y, después, me tiraron los documentos al bote de basura. Una total violación a los derechos humanos.

“Hubo alguien que intentó golpearme, me le quedé viendo y no lo hizo. Lo peor sucedió en la celda: el orín, el olor a excremento, las personas hacinadas… ¿Cómo es posible que los seres humanos sean tratados peor que los perros?”

Indignado por el trato que recibió, Chi Caamal dudó en hacer público su testimonio, pero aceptó a darlo a conocer porque una de sus alumnas le comentó que un hermano fue detenido sin motivo alguno.

El tema ha sido comentado en el plantel, el docente mencionó que su deseo es que las condiciones mejoren dentro de la SSP. “Noté que en la policía hay agentes de academia, hay algunos jóvenes bien intencionados, pero noté que hay mucho policía antiguo. Me imagino que son elementos de la vieja usanza, de hace tres sexenios, que no tienen el mínimo conocimiento ni perspectivas de los derechos humanos”, expuso.

Al ser cuestionado cómo salió, el docente dijo desconocerlo, pues no pertenece a ningún colectivo político, aunque si está afiliado a la Sección 33 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), de quien espera un pronunciamiento.

Chi Caamal adelantó que marcha otra vez con las mismas peticiones, “hasta que el gobierno entienda que es el pueblo legítima y geninuamente molesto y afectado. No somos agitadores profesionales, no venimos de otro Estado, no somos violentos y amo la paz”, concluyó.

Sobre si presentó una queja en la Comisión de Derechos Humanos del estado de Yucatán (Codhey), dijo que ya lo hizo pero no espera mucho del organismo.

El domingo 26, a las 8:30 de la mañana, se convocó a la “Marcha por la Dignidad”. El lugar de reunión es la calle 60 con 35 del Centro Histórico para recordar la agresión de la que fueron víctimas los ciudadanos que protestaron el pasado 19 de enero.– Adriano S. Codesal Ortiz

José Chi Caamal, docente detenido el pasado 19 de enero, relató lo que sucedió ese día. Lamenta que los medios informativos tradicionales den un discurso muy alejado a la realidad. [CRÉDITO DE LA IMAGEN: Agenda Yucatán]

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here